gramo.es.

gramo.es.

Recomendaciones para beber durante el ejercicio físico

Introducción

El ejercicio físico es esencial para mantener una buena salud y bienestar. Pero no solo es importante lo que hacemos durante el ejercicio, también es crítico lo que hacemos antes, durante y después del entrenamiento. El agua es el componente principal de nuestro cuerpo y es fundamental para que este funcione de manera adecuada. Es esencial que bebamos una cantidad suficiente de agua para mantener nuestro cuerpo hidratado mientras hacemos deporte. En este artículo te presentamos algunas recomendaciones para beber durante el ejercicio físico.

¿Por qué es importante beber suficiente agua durante el ejercicio físico?

Durante el ejercicio físico, nuestro cuerpo pierde una gran cantidad de agua a través de la transpiración y la respiración. Si no bebemos suficiente agua antes, durante y después del ejercicio, podemos deshidratarnos, lo que podría perjudicar nuestra salud y nuestro rendimiento deportivo. La deshidratación puede llevar a una disminución en las capacidades cognitivas, fatiga, mareo, calambres musculares, y el aumento de la temperatura corporal, lo cual puede aumentar el riesgo de sufrir una lesión. Por lo tanto, es fundamental para mantenerse hidratado durante el ejercicio físico.

¿Cuánta agua necesitas beber durante el ejercicio físico?

No hay una única respuesta a esta pregunta porque la cantidad de agua que necesitas beber dependerá de varios factores, como la intensidad y la duración del ejercicio, el clima y la temperatura ambiente, y tu propio cuerpo. Una forma de calcular cuánta agua necesitas beber es pesarte antes y después del ejercicio y tratar de reponer el peso perdido con agua. Se recomienda beber entre 400 y 600 ml de agua una hora antes del ejercicio. Durante el ejercicio, se recomienda beber aproximadamente 150 ml de agua cada 10-20 minutos. Después del ejercicio, es importante beber entre 500 y 1000 ml de agua para rehidratarnos.

¿Qué debes beber durante el ejercicio?

La recomendación principal es beber agua pura, especialmente si el ejercicio no dura más de una hora. Esto es suficiente para hidratarnos y reponer el agua perdida durante el ejercicio. Si se hace ejercicio durante más tiempo, o si la actividad involucra una gran cantidad de sudoración, se pueden utilizar bebidas isotónicas. Estas bebidas contienen electrolitos, que son minerales (como sodio, potasio, magnesio, y calcio) que nuestro cuerpo pierde a través del sudor. Cabe señalar que el agua del grifo en algunas áreas puede tener un alto contenido de minerales, lo que podría afectar el sabor del agua. Si este es el caso, se puede considerar el uso de agua embotellada o filtrada. También existen botellas de agua con filtros incorporados que se pueden usar para filtrar el agua del grifo mientras se está realizando el ejercicio físico.

Otras cosas a considerar

Además de beber suficiente agua, hay algunas otras cosas a considerar durante el ejercicio físico. Por ejemplo, es importante usar ropa cómoda y transpirable para ayudar a evitar la sudoración excesiva. Si se está realizando ejercicio al aire libre, también es importante evitar hacerlo en las horas más calurosas del día y usar sombrero o gorra para protegerse del sol. Es importante recordar que la hidratación es fundamental no solo durante, sino también antes y después del ejercicio. Asegurarnos de beber suficiente agua antes de empezar el ejercicio, así como después, nos ayudará a mantener nuestro cuerpo hidratado y evitar la deshidratación.

Conclusión

En resumen, es fundamental beber suficiente agua durante el ejercicio físico para mantenernos hidratados y prevenir la deshidratación, lo cual puede perjudicar la salud y rendimiento deportivo. No hay una única respuesta para cuánta agua debemos beber, pero se recomienda beber aproximadamente 150 ml de agua cada 10-20 minutos durante el ejercicio. Es importante recordar que la hidratación es fundamental no solo durante el ejercicio, sino también antes y después. Además, es importante usar ropa cómoda y transpirable y evitar hacer ejercicio en las horas más calurosas del día.